Detalles de la noticia

el 23 ene 2018 a las 16:15

Si eres de los que sueña con comida porque en la noche se queda con hambre ¡tienes que leer esto!

Durante la noche no realizamos actividad física, por ello la cantidad de alimentos que cenamos no necesita ser tan elevada como a lo largo del día. Sin embargo, la calidad debe ser alta porque aunque no tengamos actividad, el cuerpo continúa con procesos que requieren de energía.

También la cena afectará la calidad de las primeras horas de sueño. Recuerda que cuidar el sueño es sumamente importante para mantener tu salud en estado óptimo.

5 cosas que NO debería haber en tu cena

1- Alimentos con grasa

¿Te han tentado las empanadas que están en la ruta de tu camino a casa? Yo también, pero los alimentos que contienen mucha grasa hacen que al día siguiente despiertes con pesadez. Además, durante la noche no permiten que el proceso de digestión se haga de forma eficaz.

Evita los helados, comida rápida, alimentos con mucho queso o fritos.

2- Alimentos con mucha azúcar

Los chocolates por la noche son deliciosos, pero pueden ser estos lo que estén provocando que te despiertes con tanta hambre.

Los azúcares son carbohidratos simples, quiere decir que el cuerpo los procesa con facilidad y se traducen en energía, la cual si no se utiliza, se almacena como grasa.

Evita galletas, pastel o snacks con mucha miel o caramelizados.

3- Carne roja o proteínas pesadas

La cena es considerada el alimento más liviano durante el día. El consumir proteínas hace que tu cuerpo tarde mucho en el proceso de digestión, lo que no te permitan dormir.

Durante la noche el cuerpo se recupera de las actividades del día y toma lo que necesita para procurarte de energía. Si por la noche recibe una porción de alimento grande, la quema de energía se mantendrá constante y difícilmente podrás conciliar el sueño.

4- Comida muy condimentada

Para evitar las famosas “agruras” y la acidez estomacal, evita consumir alimentos muy condimentados durante la noche: picantes, curry, pimienta, mostaza.

De la mano ayuda que no te acuestes inmediatamente después de cenar.

5- Modera las porciones

Por último, recuerda que las porciones de lo que comes deben estar acorde a las actividades de tu día. La cena debe contener porciones pequeñas que tu cuerpo pueda digerir y que hagan del proceso de digestión nocturno un tiempo llevadero.

Puedes cenar alguna ensalada muy ligera con proteínas como atún o pescado que son muy fáciles de digerir.

Espero que con estos cambios puedas conciliar el sueño más fácilmente, te despiertes con energía y despiertes con ligereza.

Ya sabes que puedes evitar, es hora de experimentar con los cientos de opciones disponibles. No tengas miedo de probar nuevos ingredientes, te aseguró que te llevarás gratas sorpresas.

Comentarios